FORMACIÓN en FACILITACIÓN de GRUPOS y GESTIÓN de CONFLICTOS

LAS FORMADORAS:

por si quieres saber un poco más acerca de nosotras

Alicia Comenge

Estudié arqueología con el sueño de pasar más tiempo en el campo excavando y la vida me llevó a ser empresaria en el mundo de los eventos, en plena ciudad. Y me arrastró a comenzar a trabajar con grupos en temas de formación y motivación de equipos de empresa.  Pero la vida se confabuló para que dejara la gran ciudad y llegara al Estrecho, con vistas a Marruecos, a tomar conciencia de mí, a hacerme responsable de mi vida y a empoderarme como persona y como mujer.

 

Y la vida me reconectó con otra Alicia, quizá la verdadera, la esencial, que me llevó a fundar un Centro de Salud Integral Ecológico y Sostenible, en Tarifa. Ahí confluían un Restaurante vegetariano en el que trabajé de cocinera y jefa de sala, una Tienda Ecológica atendiendo al público y un Centro Holístico donde durante una época tuve mi consulta de Shiatsu y Medicina China. Transformé ese proyecto en una de las primeras Cooperativas Andaluzas Ecológicas.

 

Entonces, fundé un Espacio de Aprendizaje en Vida Comunitaria: el Molino de Guadalmesí, miembro de la Red Ibérica de Ecoaldeas. En él aprendí y aún hoy aprendo en mi día a día que lo más importante somos las personas.

 

Y la vida me empujó a gritos a  la Formación de Facilitadora en el Instituto de Facilitación y Cambio, para tener herramientas para esa vida comunitaria. Y fue entonces cuando la vida también puso en mi camino las formaciones en Dragon Dreaming, Las Constelaciones Sistémicas, el Trabajo de Procesos… para darle un marco a varias de mis creencias y así compartir mis conocimientos y vivencias.

 

Necesitamos herramientas  que nos enseñen de nuevo a vivir juntas, colaborar, trabajar, organizarnos con eficiencia, gestionar nuestras diferencias, y todo esto  sin perdernos de vista, sin olvidar el, nuestro  cuidado. Por eso ahora, tras haber cometido tantos errores en el pasado en mis propios proyectos, trato de compartir lo que sé a través de de la Formación y el Acompañamiento a grupos, colectivos o equipos de trabajo en sus procesos.

 

Y la vida nos lleva…

Maro L. Cano

Estudié Historia, Biblioteconomía Archivística. Trabajé muchos años en este sector que me nutrió hasta que lo dejé todo para reniciarme de nuevo.

Mi mirada se ha ido enfocando a los procesos que ocurren en los grupos, como motor de un cambio hacia una mayor conciencia. Me muevo y construyo entre proyectos comunitarios y horizontales. Implicada en varias esferas, todas con un componente social y creativo.

 

He formado parte de la Red Decrecimiento Sevilla, de la Moneda Social Puma, del núcleo-corazón de la ecoaldea El Molino de Guadalmesí, de La Corrala (espacio cultural y artístico), Cultura Infinita (arte consciente) y Escuela de vidas (proyecto de Facilitación en Sevilla).

Socia del IIFACE, facilitadora de grupos, formada tercer nivel en Trabajo de Procesos. Realizo intervenciones en Sevilla para grupos en sus procesos evolutivos, para visibilizar conflictos, indagar en la visión y valores, en la estructura y gobernanza, profundizar en la conexión...

 

Experimento y construyo de forma multidisciplinar con compañer@s especializad@ en otras áreas, nuevas metodologías relacionadas con la conexión, la celebración y lo ritual.

 

Tras varias formaciones enfocadas en el sentir del cuerpo, los afectos y cuidados, la ternura, la creatividad (talleres de danza contemporánea, contact improvisación, sexualidad sagrada, arteterapia), construyo y dedicó intención a talleres grupales creativos para profundizar y conectar con la liberación y empoderamiento, a través de la observación de los cuerpos y sus señales, desplegar el autoconocimiento y los dones que llevamos dentro.

Fran Machado

Estudié Farmacia para descubrir el teatro como la droga más dura. Años como actor me llevaron a otro gran "Ajá", que se puede jugar sobre el escenario a tiempo real en complicidad con el público improvisando. Luego llegaría ese otro arte, el de la facilitación de grupos, la posibilidad de ocupar ese rol de poder al servicio de los procesos vivos. Desde entonces, trato de conjugar los dos mundos en mi día a día, honrando lo aprehendido y compartiendo desde el firme convencimiento de que ante todo quiero coherencia con lo visto desde mi conciencia. Atrás quedó la familia de sangre directa, marcándome unas directrices conservadoras que sigo en el reto de integrar, que me dan apertura a la hora de acompañar divergencias en lo paradigmático una vez que he podido conocer otras formas de situarte en el Mundo.

Por volver la vista atrás en cuanto al codo con codo en proyectos sociales, formé parte del Movimiento por el Decrecimiento en Sevilla (desde 2011), que luego derivaría hacia la cocreación de la moneda Social Puma, motor de cambio en multitud de personas en el sentido de la relocalización de la economía. Experimenté luego la vida en comunidad (Molino de Guadalmesí) durante dos años donde vi nacer a mi hijo rodeado de naturaleza salvaje. Más tarde, y regresando a la ciudad, pude fomentar lo creativo y el encuentro cultural en una antigua Corrala (de Pablo Vera), histórico emplazamiento de sentires a la voz de lo artístico. Cientos de talleres compartidos para el desarrollo humano, empleando la improvisación como lenguaje, me dieron las tablas que luego aplico a todo encuentro con el grupo. El Sicodrama, últimamente, y sobre todo el Trabajo de Procesos, me llevan en los tiempos de ahora a tener un ojo más clínico en el presente que asisto a lo emergente en cada persona, en cada relación, en cada fenómeno grupal. Una suerte de escuelas que llevo conmigo, que ofrezco a las otras, que sigo abriendo brechas en lo mío, en continuo avance hasta el que será el último de mías días. ¡AHO!.

Hombre medicina

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now